Fiscalidad simplificada: Declaración de impuestos para alojamientos turísticos

Declaración de impuestos para alojamientos turísticos Declaración de impuestos para alojamientos turísticos Declaración de impuestos para alojamientos turísticosDeclaración de impuestos para alojamientos turísticosDeclaración de impuestos para alojamientos turísticosDeclaración de impuestos para alojamientos turísticosDeclaración de impuestos para alojamientos turísticosDeclaración de impuestos para alojamientos turísticosDeclaración de impuestos para alojamientos turísticos fiscalidad fiscalidadfiscalidadfiscalidadfiscalidadfiscalidadfiscalidad

Si te sientes abrumado por las complejas normativas fiscales que rodean la tributación de tu propiedad turística ante Hacienda, estás en el lugar indicado. En esta entrada de blog, nos hemos propuesto simplificar al máximo el proceso de declaración de ingresos para tu vivienda turística.

Para comenzar, abordemos el escenario más común entre nuestros clientes: posees una casa o apartamento que alquilas a través de plataformas como Airbnb o Booking, realizas limpiezas antes y después de cada estadía, y es posible que cuentes con una empresa como beBalmy para gestionar estos trámites.

En este contexto, nos referimos a una vivienda sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) sin servicios de hospedaje. Es decir, no proporcionas servicios hoteleros como limpieza diaria, servicio de habitaciones o conserjería. En este caso, los ingresos se consideran como rendimientos del capital inmobiliario.

¿Qué tengo que declarar?

Una vez que hemos identificado en qué categoría nos encontramos, es importante entender qué debes declarar exactamente. Para determinar la cantidad exacta, necesitarás restar de tus ingresos brutos todos los gastos deducibles, los cuales detallaremos en la siguiente sección. Al tratarse de una vivienda turística, es poco probable que tu propiedad esté alquilada durante los 365 días del año. Con lo cual, cuando miremos las deducciones, vamos a diferenciar entre los días que ha estado alquilada y los que ha estado vacía.

Beneficios menos deducciones. ¿Algo más?

También es importante declarar el tiempo en que tu vivienda no ha estado alquilada. 

Debes tener en cuenta que durante los meses en que la vivienda ha estado vacía, Hacienda podría imputarte una renta. Esto se debe a que se considera que podrías haber obtenido ingresos durante ese tiempo, aunque decidiste no hacerlo. Cabe la discusión de si esto sólo debería afectar a periodos que has decidido no alquilarlo, por ejemplo, solo la alquilas en verano, pero no a periodos que ha estado anunciada pero no se ha ocupado. Sin embargo, de momento, Hacienda no parece distinguir y probablemente use el periodo de no ocupación total en el año, independientemente de las razones.

Para calcular esta renta imputada, debes aplicar el 1,1% o el 2% del valor catastral, dependiendo del año de tu vivienda, dividirlo entre 365 días y luego multiplicarlo por el tiempo que ha estado vacía.

Deducciones y gastos deducibles

Ahora abordaremos la parte más importante: todos los gastos que puedes deducir. Como mencionamos anteriormente, es crucial distinguir entre los días en que la propiedad ha estado alquilada y los días en que ha estado vacía.

Gastos deducibles en función del porcentaje de ocupación:

  • Impuestos y tasas municipales, como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y la tasa de basuras.
  • Suministros esenciales como luz, agua, gas e internet.
  • Primas de seguros, incluyendo la póliza de seguro del hogar.
  • Gastos financieros relacionados con préstamos para adquisición o reforma de la vivienda.
  • Gastos de la Comunidad de Vecinos
  • Gastos de amortización de la vivienda y los muebles, limitados a un 3% para la vivienda y un 10% para los muebles.

Gastos deducibles al 100%:

  • Honorarios de gestión y administración, como los pagados a abogados, contables o servicios de gestión tales como beBalmy.
  • Servicios personales prestados por terceros, como limpieza, lavandería o jardinería.
  • Seguros exclusivos para alquiler, como seguro de responsabilidad civil.
  • Gastos de publicidad y promoción, incluidas las comisiones de plataformas de reserva como Airbnb o Booking.com.
  • Mantenimiento y reparaciones necesarios para mantener la propiedad en buenas condiciones, excluyendo obras de ampliación o mejora.

Algunas preguntas frecuentes

¿Cómo puedo saber el porcentaje de ocupación?

Las diferentes plataformas te proporcionan esta información de forma independiente, la cual puedes descargar al final del año. Además, cuando trabajas con beBalmy, también te facilitamos esta información fiscal al final del periodo. Esto incluye el total de ingresos, los gastos por gestión deducibles y el porcentaje de ocupación.

¿Tengo que declarar IVA?

No, el alquiler y la cesión de vivienda turística están exentos de IVA, porque están considerados como derivados del capital inmobiliario, no de una actividad económica. Esto es, siempre que no ofrezcas servicios de hostelería como limpiezas diarias, prensa, restauración o ayuda con maletas, entre otros, o tengas a una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa en tu alojamiento.

¿Qué pasa si no declaro mis ingresos de la vivienda turística?

Desde el 2017, las plataformas como Airbnb y Booking.com están obligadas a compartir trimestralmente los ingresos generados por todas las viviendas dadas de alta y que han tenido reservas, a través del modelo 179. En estos datos figurará información del titular, dirección del inmueble e ingresos percibidos entre otras.

Con lo cual, es importante que declares estos ingresos en tu declaración de Hacienda, ya que ésta tiene mucha más facilidad para detectar alquileres vacacionales en situación irregular, cuyos ingresos no están siendo declarados por sus propietarios.

¿Me tengo que dar de alta como autónomo?

Normalmente no, sobretodo si dispones de una sola vivienda y no tiene ingresos mayores de 14.000€1 anuales. Si tienes múltiples viviendas con ingresos superiores, siempre y cuando no realices tu la actividad de gestión (hay una agencia externa como beBalmy encargada de ello), podrás percibir los rendimientos por capital inmobiliario como una inversión, y no necesitar estar dado de alta en autónomos.

Conclusión

En resumen, aunque la declaración de impuestos para alojamientos turísticos pueda resultar compleja debido a la diversidad de normativas fiscales y la necesidad de calcular ingresos y gastos deducibles, mantener una documentación precisa y cumplir con las obligaciones tributarias no solo asegura el cumplimiento legal, sino que también previene posibles sanciones y conflictos futuros con las autoridades fiscales. Y, recuerda, ¡es crucial mantener un registro detallado de los datos y facturas para respaldar adecuadamente los gastos y deducciones!

¿Necesitas ayuda con la gestión de tu vivienda turística? Contáctanos a través de este formulario, o mándanos un mensaje de WhatsApp.

"*" señala los campos obligatorios

¿Tienes alguna duda que quieres resolver? Te animamos a revisar nuestra página de Preguntas más Frecuentes clicando AQUÍ
Mejor horario para contactarme*
Selecciona tantos como te vengan bien
Hidden
  1. Según SMI en 2022 ↩︎

Últimas entradas

¿Cansado de gestionarte tu vivienda vacacional? Aumenta tu beneficio, eliminando las preocupaciones

¿Cansado de gestionarte tu vivienda vacacional?

Aumenta tu beneficio, eliminando las preocupaciones